La identidad europea: ¿tradición o proyecto?

El próximo 20 de marzo a partir de las siete de la tarde tendrá lugar en la Sala de Conferencias de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Autónoma de Madrid (Campus de Cantoblanco) la conferencia “La identidad europea: ¿tradición o proyecto?”. Este encuentro, organizado por la Asociación JEF-Madrid y por profesores del Departamento de Filosofía de la Universidad Autónoma de Madrid, tiene como meta una discusión común y abierta sobre la identidad europea.

¿Debería ésta formarse a partir de las tradiciones comunes entre los países europeos (por ejemplo, la herencia griega y latina), o bien mirando exclusivamente hacia el futuro para configurarse como un proyecto auténticamente nuevo y rupturista con las diferencias culturales previas?

Ambas posturas parecen problemáticas, y no es casual que los proyectos de investigación “Pensar Europa” y “Éticas griegas”, ambos coordinados desde el Departamento de Filosofía de la UAM, hayan reflexionado sobre este tema que ahora se expone al debate público.

Por lo que respecta la opción por la tradición, durante los siglos XVIII, XIX y XX las referencias a la constelación político-cultural grecolatina han tenido un papel ambiguo, problemático, en las reflexiones filosóficas sobre Europa. Por una parte, han contribuido indudablemente a la consolidación de un entramado categorial, artístico, cultural e incluso lingüístico común, propiciando el cosmopolitismo, frecuentemente asociado a retornos neo-humanistas. Por otra parte, la apropiación, por parte de las distintas Naciones continentales, de la herencia grecorromana (piénsese en el caso paradigmático, pero no el único ni el más interesante, de esta tensión entre Alemania y Francia) ha servido como factor de disgregación y de reforzamiento de las identidades nacionales particulares. Por lo tanto, más allá de declaraciones de intenciones bienintencionadas pero superficiales, sin duda la apropiación del mundo clásico consistuye un difícil problema en el marco de la formación cultural de Europa.

Pero la hipótesis de una construcción de la identidad europea sobre nuevos símbolos, sobre un proyecto de unificación que constituya la meta de nuevos esfuerzos comunes no parece menos problemática. La bandera o el himno europeo, la contemplación de las sedes de los poderes comunitarios, o los discursos de una de las múltiples cabezas visibles de la política europea difícilmente generan el sentimiento de adhesión y respeto que siguen suscitando los elementos simbólicos de los Estados nacionales. Una Europa vista por buena parte de la opinión pública como cada vez más burocrática, meramente economicista, opaca en su administración y distante de los problemas de los ciudadanos -cuando no, incluso, percibida como causa de éstos- difícilmente puede dar cabida a un marco formal en el que cristalicen nuevos valores, nuevas identidades, nuevos sentimientos de pertenencia colectiva. Por lo tanto, la posibilidad, a primera vista atractiva, de la fundación de una nueva identidad europea, también parece sumamente problemática.

El acto propuesto pretende ofrecer una defensa inicial de cada una de estas posturas problemáticas, para propiciar posteriormente un debate entre los ponentes y con el público asistente.

¡Os esperamos en la Sala de Conferencias de la Facultad de Filosofía y Letras de la UAM a las 19 horas del 20 de marzo de 2012!

Sigue este evento en Facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.