UE, inmigración y derechos humanos

“La aprobación de la Directiva de Retorno de la UE -que permite la retención de sin papeles en Centros de Internamiento para Extranjeros (CIE) durante 18 meses antes de su expulsión- es interpretada como un retroceso en materia de derechos humanos. Además, el 1 de octubre llegó a Canarias el cayuco con más inmigrantes de la historia (230) …” – en diario Público del 30 de diciembre de 2008.

A mediados de 2008 la UE aprobó la que ya se conoce como “Directiva de la vergüenza”, que establece una política común para las medidas a tomar en relación con la retención de los inmigrantes ilegales y el retorno a sus países de origen. La Unión establece así una diferencia drástica en las garantías más elementales de ciudadanos comunitarios y extracomunitarios, y ha recibido críticas por parte de los países latinoamericanos, africanos, ONG’s, el Consejo de Europa… Sus defensores argumentan que la normativa establecerá unos criterios comunes en los Estados miembros, que protegerá los derechos de los inmigrantes sin papeles, recordando que en 7 Estados de la UE no existía plazo máximo de detención legal. Sin embargo, en muchos países comunitarios existen previsiones legales más garantistas (en España el plazo máximo de retención es de 40 días), y las convenciones internacionales dan ya de por sí mayor cobertura protectora.
La Unión se hace más europea aprobando legislaciones comunes, pero ello no sirve de nada si se hace menos humana…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.